vrijdag 18 juli 2008

Regreso de vacaciones y después de unos días de calor y olor a sal me reencuentro con la lluvia y el aroma a tierra mojada. Me ha gustado llegar a casa. Seguramente me arrepentiré de ello en días venideros, pero de momento estoy disfrutanto, pese al catarro que arrastro con tanto cambio climático, de estos días de vuelta al orden y al trabajo. Dormir de nuevo en mi propia cama, disfrutar de mi armario al completo y no de una pequeña muestra en una maleta tamaño Ryanair, e incluso, y con perdón para quienes no gustan de temas escatológicos, cagar en mi propia taza del báter. Es sin duda un placer sólo igualable al primer día de vacaciones.
En fin, ahora sólamente me falta contagiarme de la capacidad de producción de mi querida Ale, que con su pakipaki, además, me ha llenado de risas la vuelta al hogar.

1 opmerking:

ale zei

Pero qué dices muhé? Si yo soy la reina de la procastinación...