vrijdag 18 juli 2008

El Nenuquín flotante

Pocos aromas me devuelven al pasado de un plumazo como el de la colonia Nenuco. Supongo que es algo que comparto con mucha gente de mi generación, porque entonces, en aquellos años setenta, un niño no podía salir de casa sin estar bien peinado y oliendo a Nenuco por los cuatro costados. Cuando lo comento con amigos de mi misma edad todos hemos tenido esa misma experiencia. Sin embargo, pocos recuerdan la colonia de Nenuco original, que venía en envases de cristal, y no de plástico como los de ahora. Y lo más particular del envase no era el vidrio, sino que dentro, flotando en la colonia, venía un bebé diminuto. Recuerdo la espera impaciente hasta que la colonia se terminaba para poder romper el cristal y liberar a aquel pequeñajo que me había estado mirando durante semanas mientras me aseaba y peinaba por las mañanas. Creo que llegué a tener unos cuantos...ahora sin embargo están perdidos en mi memoria. No sé cuántos de vosotros los recordais. He sido incapaz de encontrar referencia alguna en internet. Quizás algún nostálgico aún tenga alguno de estos nenuquinos en su casa. Una lástima que yo no haya conservado los mios. Eso sí, cada vez que voy a España me compro un par de litros de Nenuco y sigo cada mañana, rociando el cabello de mi hija con ese aroma antes de peinarla. Ni que decir tiene que yo también sigo siendo fiel y me alegro de ello, de la misma manera que me llena de felicidad el que otros hayan decidido romper para siempre con el Baron Dandy.

1 opmerking:

ale zei

Me parto... Varón Dandy para su hombre importante.

María si te soy sincera eso es lo que siempre he querido un hombre que se eché un buen chorrete de Brummel por la entrepierna, que me tire un buen piropo y que ponga las llaves del supermirafiori, diciéndotelo todo sin decirte nada, en la barra del bar. No quiero metrosexuales, quiero un hombre que use colonia en formato litrona.