donderdag 17 januari 2008

Mamá, hueles mal

No pensaba yo elegir un tema tan escatológico para mi nueva entrada, pero qué narices! (Nunca mejor dicho, como se verá). Ayer salí del baño después de hacer mis necesidades fisiológicas habituales y a los pocos minutos mi hija -de tres años- se fué corriendo a hacer pis. Abrió la puerta del baño, la cerró de golpe y volvió corriendo para situarse desafiante delante de mis narices. Puso los brazos en jarra (en plan antes muerta que sencilla), adelantó el pié derecho, y con cara de malas pulgas me suelta: "Mamá, hueles mal!".

No sabía si reirme, llorar, mandarla directamente a sentarse en la escalera o subir a ducharme. Pero cogí aire y me preparé para la situación de amor y pedagogía que me venía encima: "No cariño, mamá no huele mal, es el baño el que huele mal porque mamá ha hecho caca y la caca huele mal, sea mía, tuya o la de tu padre". La niña retira el pié, pero aún con los brazos en jarra y echando el pelo hacia atrás responde: "Papá no huele mal". Tomé aire de nuevo y respondí: "Claro que no, papá no huele mal, ni tampoco mamá, ni tú, pero nuestra caca sí huele, por norma general, a caca, como debe de ser, o sea mal, como la de todo el mundo cariño".

Cuando comienzo a pensar que ya había desarmado todos sus argumentos y la había convencido de que su madre no era una guarra, y que además defecar era muy saludable y nada de lo que avergonzarse, vuelve a buscar mi mirada y me escupe: "Mi caca no huele mal, mi caca es muy rica". Como os podéis imaginar no tenía ni pizca de gana de seguir discutiendo estos menesteres, sobre todo cuando estaba embarcada en plena tarea de hacer la cena. Así que cogí el ambientador, me fuí al baño y descargué el envase contra paredes, sanitarios, toallas, papel y demás objetos decorativos. "Venga, haz pis, que ahora mamá huele a brisa marina".

No hubiera hecho tema de esta situación si no fuera porque no hace mucho, en mi trabajo, una compañera se quejaba de que otra siempre defecaba en la oficina, en vez de esperar a llegar a casa!. Yo entiendo que resulte desagradable entrar en el baño justo después de que alguien haya soltado la bomba, pero es que cagar es la cosa más natural (y necesaria) del mundo. Si te pasas ocho horas cada día en la oficina, lo más normal es que al menos sufras de un apretón al día, y no vas a hacer a la pobre colega, agarrar el bolso y el abrigo e irse a cagar a su casa. Mi compañera seguía en sus trece defendiendo la tesis de "no-shiting inside of the office limits", y yo la mía de que mejor "shiting" en el báter que encima del ordenador. No llegamos a un acuerdo.

Con eso concluyo y termino mi exposición escatológica, que las narices de esta sociedad avanzada en la que vivimos, se han acostumbrado demasiado a los buenos olores y a las buenas palabras para esconder la mierda. Y así los turistas que visitan la India o algunos países africanos, arrugan la nariz nada más poner pié en medio de ciudades como Calcuta o Nairobi, porque dicen que huele fatal. No señores míos, huele a lo que somos, así olemos en versión original, huele a humanidad.

3 opmerkingen:

ale zei

Genial María. Mira mis hijas el espaÑol no lo controlan todavía... pero el caca, culete, pedo, pis, tetas y derivados lo repiten a diario como si fuese el Jesusisto de mi vida. Y es que el castellano está hecho para esto.

Oler a brisa marina, a pino, a J.Lo, en el báter me importa un rábano, mientras no dejen la firma en el Roca, que es que hay que ver algunos el afán de protagonismo que tienen.

Eso sí, cuando empieza a apretar el calor se agradece que se laven las axilas y se echen un poco de desodorante, jamía!

María zei

Tienes razón, aunque odio esa costumbre holandesa de las tías de llevar el desodorante en el bolso y al final de la jornada, en medio del tren, cuando llevan una sudada del copón, levantar el jersey y ala, a fumigar...no hay nada peor que el Dove-sudor...
Pero imagínate que en la prehistoria nuestro olfato era como el de los animales, podíamos distinguir con sólo oler, si una persona estaba asustada (el miedo huele a leguas), enfadada, contenta, triste, en plan de guerra, etc...Porque no teníamos nada que camuflara el olor y habíamos aprendido a distinguirlo. Ahora sólo podemos oler a los horteras que se ponen pachuli o las señoronas del cocó chanel...

Maria zei

creo que Britney Spears lee mi blog porque los titulares de hoy dicen que ayer se pudo escuchar a la artista gritando de fondo durante una entrevista de radio en directo a uno de sus amigos, quien le preguntaba teléfono en mano porqué se estaba duchando: "Me ducho porque apesto, soy un ser humano". Pues ya lo ven...