vrijdag 28 november 2008

Se los traga el pozo

Descanse en paz él y todos los que se ha tragado María Luisa...


Fallece un minero polaco en un accidente en el pozo María Luisa

Andrzej Salapat tenía 41 años y trabajaba como vigilante en la mina desde hace nueve años El siniestro se produjo a primera hora al caer la víctima desde la galería al taller de la rampla

26/06/2005 JAIME MARCOS

El minero de nacionalidad polaca Andrzej Salapat falleció ayer como consecuencia de un grave accidente que sufrió cuando trabajaba en el interior del pozo María Luisa (Langreo), donde cayó cuando se encontraba realizando su tarea en una rampla de la subdécima planta. A pesar de la rapidez en aplicarle los primeros auxilios en el mismo centro de trabajo y de ser trasladado al hospital Valle del Nalón, no se pudo hacer nada por salvar su vida. Fue un mal comienzo para una jornada triste, durante la que se completaron todos los trámites necesarios para la repatriación del cadáver, que quedaron listos a última hora de la tarde.

El siniestro se produjo, según el informe elaborado por Hunosa, a las 8.15 horas, en el taller sobre la capa Trabanca este , entre las plantas décima y subdécima, en una zona del pozo situada a más de cuatrocientos metros bajo tierra. Salapat, que tenía la categoría de vigilante y contaba con nueve años de experiencia en el trabajo minero en Asturias, realizaba labores de desmontaje de los equipos del tajo. "Sufrió una caída de manera casual que le provocó las lesiones que le produjeron la muerte", refleja el parte oficial.

Los servicios médicos de Hunosa fueron los que prestaron los primeros auxilios al minero. Ante la gravedad de las heridas se acordó su inmediato traslado al Hospital Valle del Nalón, donde se le practicó la reanimación cardiopulmonar, aunque sin lograr que recobrase la respiración. En ese centro sanitario no se pudo hacer la autopsia, por lo que se optó por llevar su cuerpo al Hospital Central de Oviedo y, desde allí, se le trasladó al tanatorio de Mieres, donde permanece su cuerpo. "Esta decisión la adoptó la empresa para la que trabajaba porque es más fácil hacer los trámites de repatriación y porque en el Caudal hay más mineros polacos, a los que se quiso facilitar el acceso a su capilla ardiente", indicaron algunos compañeros.

Salapat era empleado de la empresa Carbomec, subcontratada por Hunosa para tareas de extracción de carbón en las minas públicas de la región. Algunos de los compañeros de trabajo en el pozo María Luisa explicaron ayer que el vigilante minero polaco estaba procediendo al desmontaje de una máquina automarchante, "que se colocó en una capa estrecha y que ahora es trasladada a otra rampla más ancha en la que se ha calado una chimenea".

La opinión de los mineros que habitualmente trabajan en la misma zona del pozo María Luisa coincide en señalar que "los motivos del accidente son casuales, y más en este caso, donde es casi seguro que cayó desde una altura no superior a los tres metros". Esta argumentación se basa en que la rampla en la que se estaba desmontando la máquina "no está a plomo, está tumbada y por ello casi se puede bajar andando por esta zona si se tiene un poco de cuidado", explican los mineros que laboran en este área de la mina.

Los mineros creen que la muerte del minero polaco se produjo "tras golpearse en algún hierro, porque en estas zonas en las que trabajan las automarchantes no se emplea madera y los golpes son más fuertes aunque la altura sea menor", comentan los empleados del pozo.

(LA VOZ DE ASTURIAS)


1 opmerking:

Kuki Martini Dorujo zei

Al final he terminado conociendo el mítico Pozu Marialuisa. La vida de la mina es dura y por muchos adelantos técnicos que existan la naturaleza manda. RIP

Sería mejor poner un aeropuerto en la explanada o una escuela de F1, aprovechando el tirón de la Alonsomania o un campo de fútbol en honor al guaje.