woensdag 3 september 2008

Sigo viva y regreso al mundo virtual

Ya he parido. Ha sido un parto lento y costoso que me ha dejado con un dolor de espalda terrible y el cuello rígido y trastocaó. Así, sin epidural pero con muchos litros de café mezclados con paracetamol, nació la criatura capítulo a capítulo, letra a letra. Ahora sólo queda sacarlo un poco adelante con lactancia gramatical, correcciones varias, revisiones para poner los puntos sobre las íes. A mi me queda esa sensación de vacío, de cansancio y de vagancia que suelo tener siempre después de una jornada maratoniana de trabajo. Por fin he podido disfrutar de un par de días jugando con Laura sin pensar en nada más que en cómo encajar la pieza de Dora y Diego que falta o decidir si cortar el pelo de la Barbi es una buena o mala idea. Lo cierto es que al principio me pareció buena idea, pero cuando la cocina comenzó a llenarse de pelos rubios por todas partes, me dí cuenta de que a la Barbi le queda mucho mejor la melena.

Ahora comienza la nueva etapa, la de estudiante. El sábado será mi debut en este nuevo mundo de la medicina natural. De momento me he puesto a estudiar él reader de física y química, ya que el viernes 12 tengo un examen para evaluar mis conocimientos en estas materias que de momento no pasan de que el átomo está compuesto por electrones, protones y neutrones y que las moléculas están compuestas de átomos. Tendré que empollarme de nuevo la tabla de los elementos periódicos y aprenderme de memoria los nombres en holandés. Es decir, que si no me vuelvo loca en los próximos meses, ya no me volveré loca nunca.

Por lo demás la vida sigue y hoy me van a quitar un lunar sospechoso de una pierna. El lunar en sí no debe medir más de medio centímetro, pero al parecer me tienen que dejar una cicatriz de al menos 4 centímetros, ya que tienen que quitar tejido de los lados y también por debajo. En fin, que me rajan. A mi las operaciones en Holanda, por muy pequeñas que sean como en este caso, me dan mucho yuyu, porque son tan pro-dolor y jódete, que son capaces de darte sólo un paracetamol con un sorbito de agua y meter bisturí sin haberte dado tiempo a relajar ni un músculo. Yo soy de las que demanda anestesia a gritos dos metros antes de la consulta, pero mis súplicas sólo fueron respondidas cuando parí a Laura. Quizás porque tuve que convertir mi súplica en amenaza y me agarré a la bata de la comadrona diciendo: "O me ponéis la epidural o llamo a la Duquesa de Alba". Cuando me sacarón las muelas del juicio, que según ellos no servían para nada más que para darme dolor de cabeza, tuvieron la deferencia de darme un Valium de 200mmg, que debe ser en España una versión de Valium para niños. Me sujetaron la cabeza firmemente y a tirar de las cuatro muelas. Tuve un dolor de mil narices durante casi un mes, que vencí gracias a sugestionarme de tal manera que llegué a convencerme a mi misma que el paracetamol tenía efectos sobrenaturales. Así las cosas y aún a sabiendas que lo de hoy es una fácil y pequeña intervención quirúrgica, estoy ya cagada de miedo, sobre todo porque no me ha dado tiempo a conseguir drogas fuertes en el mercado clandestino de la comunidad hispana. Me quedan 2 Nolotiles que guardo bajo llave para emergencias, 3 pastillas para dormir y 1 relajante muscular que me dió mi querida Patty y que guardo también como paño en oro, porque además de relajar el músculo a mi me relaja la neurona y me da la risa floja. En fin, que después de las dos de la tarde seré una mujer sin lunar pero con cicatriz de guerra. Las cicatrices, a ciertas edades, dan mucha solera al cuerpo.

Si los puntos me lo permiten y el cóctel de drogas no me empaña la capacidad intelectual, volveré con vosotros mañana mismo. Y si algún español afincado en estos parajes llanos del norte de Europa me lee y tiene un Valium sin caducar, se lo cambio por 7 pastillas de Aerored.

3 opmerkingen:

ale zei

Yo te acompaño al "Kofieshop" cuándo regreses. Una tapita de setas alucinógenas y ni cicatriz ni nada, mujé.

Rezaré, tranquila.

ale zei

Cuando sin tilde, se entiende..

Ale que es más pesada que una burra en brazos.

Ignatia O'Reilly zei

Cuando yo vivía en Holanda, no existía el Internés y el móvil daba sus primeros pasos... Imagináos qué tragedia!
Me encanta pensar que tenéis una micro-comunidad de Spanse (Asturianse) allochtonen que no se dejarán doblegar por el yugo protestante.
Viva la seguridad social española-cañí!
Vivan los partos en el hospital y con anestesia!
Vivan las farmacias que venden sin recetas!
Suerte...