dinsdag 12 augustus 2008

La princesa está triste

Mi princesa está triste. Su mejor amiga de la guardería se ha ido de vacaciones en un viaje interminable de seis semanas por las selvas de Malasia. Viaje sin duda muy apropiado para una nena de casi cuatro años acompañada de un hermanito de 2. Estas cosas sólo las hacen los holandeses. Nosotros nos complicamos mucho la vida. Ya sólo para irme a Asturias a pasar unos días a casa de mi madre, voy cargando con un maletón por cabeza. Ni imaginarme puedo empaquetar en una pequeña mochila avituallamientos varios para seis semanas. Admiro a esta gente que tiene las pelotas de embarcarse en tal aventura con niños de esta edad. Pero gracias a ellos mi princesa está triste porque echa de menos a su amiga. Lo peor de todo ni siquiera es el día a día, sino que su amiguita tampoco podrá estar en su fiesta de cumpleaños que ya (horror!) es el próximo sábado.
Cada mañana se levanta con alguna excusa para no ir a la guardería. La entiendo. No debe ser muy divertido pasar el día siendo la única nena de casi 4 (apenas quedan días) en una jauría de bebes que no levantan un palmo del suelo. Menos mal que las cuidadoras son unas benditas y se dejan hacer peinados, pintar los labios y servir el té, en fin, todas esas cosas que le gustan a las niñas por debajo del lustro de vida. Luego llega a casa cansada, se mete en su casita del jardín a hacer comiditas mezclando plastilina y agua mientras mira al infinito con ojos bucólicos y me pregunta: "mamá, ya estará mi amiguita en la selva?"...

YOMISMA: Pues igual ya sí, no lo sé, se tarda mucho en volar a esos parajes, cielo...
MINENA: Pero porqué se ha ido a la selva mamá?

Y: Pues porque a sus papás les parece interesante y podrá ver un montón de cosas...

M: Y qué es la selva, mami?

Y: la selva según el diccionario hija, es un terreno extenso, inculto y poblado de árboles...pero debe de estar mal porque de esos en Asturias hay un montón y no los llamamos selva...

M: Y hay animales?

Y: Pues sí, muchos animales, seguro que en Malasia hay serpientes, panteras, monos e incluso elefantes...

M: Pero todos esos los hay aquí en el zoo de Arnhem mamá, porqué se ha ido tan lejos?

Y: Pues hija no es lo mismo verlos en cautividad que en vivo y en directo...

M: qué es cautividad, mami?

Y: Cautividad quiere decir que los animales viven en el zoo encerrados, no pueden salir de ahí, pero en la selva vivien en libertad y pueden correr. En el zoo no pueden salir de sus jaulas...

M: No pueden salir al parque a jugar?

Y: Efectivamente, no pueden salir a jugar al parque...tienen que jugar en casa...

M: Entonces mami yo soy un animal también en cautividad porque no me dejas ir al parque....

Y: No te dejo ir sola, pero sí conmigo o con papá, así que no estás cautiva, qué cosas tienes!

M: seguramente mi amiguita será libre en la selva...yo quiero también ir a la selva mamá...

Y: no te preocupes que te voy a llevar a Ikea un sábado en hora punta para que te hagas una idea.

Su mirada se pierde de nuevo entre las nubes y se pone a jugar de nuevo. Me ha dejado esta conversación mal sabor de boca porque es cierto que nunca dejo a Laura ir sola al pequeño parque que está a cinco metros de casa. Las demás madres holandesas sí lo hacen, pero yo pienso que con 4 tacos no deberían estar sin vigilar. Si hay una cosa en la que esta sociedad es igual que la selva, es sin duda en la cantidad de predadores que andan sueltos. Es un tema que me preocupa muchísimo y me asombra ver al mismo tiempo la despreocupación de las madres holandesas al respecto. Las guarderías y los colegios permanecen abiertos todo el día, no se cierran las puertas y cualquiera puede caminar como Pedro por su casa adentro y llevarse a un niño. No exagero. En la de mi nena están haciendo obras y ayer mismo, cuando fuí a buscar a mi hija estaban todos jugando en el pasillo, bebés gateando entre las piernas de los obreros, mientras que las cuidadoras permanecían dentro del local con los más pequeños. A mi estas cosas me dan mucho yuyu y echo de menos una SorPuerta que eche la llave y no deje entrar ni a Dios hasta la hora de recogida. Sé que hay que enseñar a los hijos a volar, pero soltar la cuerda me está costando tanto (visto lo que se ve cada día en las noticias) que antes me voy a la selva tropical con ella que la dejo ir sola al parque...

1 opmerking:

laura zei

Tu reacción es la lógica en cualquier madre,proteger a nuestros pequeños cachorros frente a cualquier peligro que podamos intuir.
Seguro que hasta los animales de la selva hacen lo mismo;defender a sus crias sabiendo que puede haber predadores cerca.
Además si vas al parque con ella, tu también puedes jugar en los columpios y recordar viejos tiempos.
Felicita a Laura y dale un besito, y otro para tí.