donderdag 5 maart 2009

País cangrejo

Pues andan todos revolucionados los alcaldes de izquierdas de nuestra querida España con la manga ancha que les ha dado la Ley de la Memoria Histórica pa quitar monumentos no deseados. Vimos caer hace tiempo la estatua del Generalísimo montado a caballo y desde entonces no han parado de caer año tras año otras tantas, así como fotos, nombres de calles, etc. Pero en las últimas semanas se producen estos cambios a un ritmo casi incontable, lo que a muchos les hace pensar que quedan muchas cosas en España aún que nos recuerdan o rememoran la dictadura franquista. Pero hombres de Dios, no podía ser de otra manera, quiero decir que Franco estiró la pata en el 75, osease que por quedar quedo hasta yo, que nací antes de que el jefe la espichara...es que van a terminar también con todos los que vivieron o nacieron durante los cuarenta años negros de historia? Hay que matar al abuelete de hoy que en sus años jóvenes cantaba el cara al sol antes del cole y no conocía más padre nacional que el Paco, aunque hoy sea un abuelete progre y reformaó? Tenemos acaso que cargarnos a Víctor Manuel que en su día dedicó canciones al Caudillo, después actuaciones gratis a Carrillo y hoy se pone la Z de Zapatero como el zorro mejor pintaó?
Yo me pregunto si no estamos acaso sacando las cosas de quicio. Que quede claro que esto de cambiar nombres a calles y esas cosas no es una novedad de la Ley de la Memoria Histórica, que yo nací en un Mieres cuya calle principal se llamaba Avenida de Jose Antonio y entrados los ochenta se pasó a llamar Manuel Llaneza, y no veais que lios se montaban los carteros...En Barcelona a principios de siglo se cambiaron muchos nombres de calles que hacían referencia a la cultura española (calle de Antonio Machado) por chorradas como calle Aristóteles. En fin, que puestos a cambiar la historia, tendríamos que deshacernos de la Mezquita y de la Alhambra, que son un recuerdo de la invasión islámica que sufrió nuestro país sin comerlo ni beberlo, hasta que, y no quiero resultar pedante, nosotros, los asturianos, os libramos a todos de ellos gracias a la gran técnica del manejo del tirachinas que tenían los ejercitos pelayinos. Claro que los moros nos dejaron una exquisita arquitectura, un conocimiento de la medicina y la ciencia que envidiaba toda la Europa bárbara del norte, y un cierto refinamiento del macho español que pasó de no bañarse nunca a hacerlo como menos una vez cada dos años....Ah, sí, claro, Franco sólo nos dejó pantanos...así que se zurzan sus monumentos!
Lo cierto es que todo este quita y pon de piedra, cruces, nombres y demás historias, suena un poco a Kramer contra Kramer. Son estos del PP y del PSOE como un matrimonio que lleva años negociando un duro divorcio del que nadie se beneficia y los que sufren como siempre, los hijos, los ciudadanos de a pié, que no tiene ni puñetera idea de quién fue el hijo puta que denunció al guelín de Zapatero y sólamente sabe que a partir de ahora tendrá que cambiar todas sus tarjetas y demás documentos porque le van a rebautizar la calle con el nombre de alguno de los más ilustres personajes del Gran Hermano. O paga el vecino del pueblo ese del que han quitado una cruz de la plaza del pueblo que en su día se instaló para homenajear a los caídos del bando franquista, pero que desde hace años sólamente tiene el simbolismo de ser el punto de quedada de un puñado de jóvenes antes del botellón. Pues la quitan y pondrán ahora cualquier gilipollez que haga honor a la vida multicultural, en un pueblín de 6000 habitantes que había enterrado la guerra y sus muertos casi casi poco más tarde que el cerrar de cripta en el Valle de los Caídos...El famoso Valle, que ahora van a transformar en un Museo de los Horrores, y porqué no, digo yo, en un museo de los Errores, que al fin y al cabo es lo que mejor se les da a todos los políticos de nuestro país.
Yo creo que uno tiene derecho a saber dónde está enterrado su padre, a sacarlo de una fosa común y darle sepultura como cada uno quiera. Lo demás, me parece una absoluta tontería. La historia es la historia. En España hay una generación que está empeñada más que en hacer justicia, en borrar memoria. Yo pertenezco a esa generación desmemoriada a la fuerza, porque otra se empeñó entonces en mirar pa lante y hacer borrón y cuenta nueva en pro de la democracia...Somos un país cangrejo, qué le vamos a hacer...

2 opmerkingen:

ale zei

Bufffffffff... es que has dicho tantas cosas que no tengo memoria retentiva para rebatirte. Pero mira a mí me gustan los Toros de Osborne, además que le hagan una plaza al Mus, o al dominó, o a la Sota de Bastos, al palillo, al chato d evino. Cosas de esas que aunan al ciudadano de a pie y no conoce de fronteras peninsulares.

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO zei

Pozi,

deberíamos dejar de comportarnos como el faraón que borró de cualquier escrito el nombre de Moisés... y aceptar que somos lo que somos. Como las personas, las naciones ( o estados, o federación de naciones, o confederación de estados, llámenle como quieran) somos como las personas, tenemos cosas buenas, pero también cicatrices importantes, y verrugas... si para extirpar una cicatriz hemos de cortar la mano, mejor dejarla como está.